Dinerito B

Está muy mal que el frutero del  barrio maneje dinero negro. Pero lo que es de vergüenza es que lo maneje el Inspector de Hacienda.

En este país, existe un 25% de economía sumergida, que sumerge tanto el frutero como el funcionario. Cuando va el pintor, fontanero o electricista a casa del Inspector, este le insinúa si se puede ahorrar el IVA y al final le factura el llamado ”mitad en A   la mitad en B”

Cuando el frutero o funcionario compra un piso, lo primero que preguntan es por cuanto se escritura, para pagar menos IBI, menos transmisiones y en definitiva menos impuestos.

Su existencia es simple y llanamente por la poca confianza y malas prestaciones que reciben los ciudadanos de las administraciones,  las cuales sufraga con sus impuestos. Si los impuestos que se pagan, se reflejase en unos servicios  y prestaciones correctas, la gente no cometería el fraude.

Pero cuando en un país el que comete el fraude es un trabajador público, el cual, su sueldo depende de esos impuestos, es que el país está muy muy mal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s